Collage Banco de Creratividad


Una revolución educativa en marcha


Aprendizaje Basado en Proyectos

Creamos y recreamos esferas de la vida social donde los jóvenes interactúan con la realidad, dentro y fuera del aula: un equipo de investigadores, un grupo artístico, un periódico, una compañía teatral, una empresa, un tribunal, una escuela autoorganizada. Incitamos a que los aprendices diseñen sus propias tareas en el marco de un proyecto, igual que harían con las reglas de un juego comunicativo:

– crear un guion básico y perfeccionable durante el proceso/juego;

– a partir de él, reinventar y distribuir roles sociales o personajes con que identificarse;

– elaborar textos escritos, audiovisuales y multimodales, con diferentes aplicaciones y en diversos géneros del discuro digital, lo que supone construir una variedad de escenarios donde interactuar, evaluar con sentido crítico y mejorar lo hecho;

– presentar, ante una audiencia directa, el producto del aprendizaje personal y cooperativo, para someterlo a una coevaluación con otros pares;

– si es posible, representar nuevamente el hecho (producto, actuación) en un espacio público expandido, gracias a las redes sociales o a escenarios presenciales.

Sigue leyendo.


Proyectos de aprendizaje lingüístico y literario

El diseño del currículo tradicional en lenguas y literaturas es el último fruto de un proceso degenerativo desde el Trivium medieval: Gramática, Retórica y Dialéctica. A partir de la Ilustración, ha prevalecido el análisis lógico de proposiciones, de origen gramático y dialéctico, sobre la práctica comunicativa en géneros discursivos, de acuerdo con las esferas del mundo social vigente en cada época, que había caracterizado a la Retórica. Dicha constatación histórica no implica que hayamos de reimplantar el ejercicio de la oratoria o la técnica epistolar, como parece deducirse de los manuales al uso cuando incorporan actividades comunicativas.

Sigue leyendo.


PBL en Lengua y Literatura: lectura participativa, identidad emancipada

La colaboración entre Henry Jenkins y varios investigadores desde 2005 se ha recogido recientemente en Leer en una cultura participativa: remezclando Moby Dyck en las cla…. La obra analiza las posibilidades de la alfabetización multimediática y/o transmediática en una comunidad de lectura, que se apropia del original y lo transforma a través de prácicas colaborativas. El germen de la reflexión se encuentra en un proyecto dramático de Ricardo Pitts-Wiley con jóvenes afroamericanos de Rhode Island: Urban Moby Dick.

Es claro que no se trata de la primera adaptación de un clásico a lenguajes contemporáneos. Pero la diversidad de formas de escritura (multimedia, digital) se conjuga con las prácticas de una comunidad de aprendizaje para facilitar una lectura transformadora y recreadora por interpretantes activos. El impacto de la lectura participativa sobre los cánones y las jerarquías de la memoria cultural, la Literatura-museo o los signos de identidad nacional, es comparable al cambio inducido por la libre interpretación de las Escrituras en la Europa del siglo XVI o la lectura liberadora de la Biblia en las comunidades de base latinoamericanas. En los tres casos (y otros que puedan alegarse), la participación de la comunidad convirtió un texto fósil en una fuente de sentido y una corriente de creatividad. Se trata de convertir la mera reproducción en recreación, lo mecánico y dogmático en posibilidad vital.

En ese marco hay que entender las incitaciones del proyecto Barco del Exilio a hacerse cargo de la memoria y la actualidad de la vida y las obras de exiliados y migrantes, en una época caracterizada por el férreo dogmatismo del dinero, que reduce la voluntad, limita la creatividad e impide cualquier alternativa.

El llamado transmedia (si tiene algún sentido no banal) consiste en devolver a la comunidad de lectura el poder de recrear el mundo, no solo por una especie de irreverencia, sino por una necesidad de emancipación. Las nuevas alfabetizaciones permiten conectar lo aparentemente inconexo y acreditar a los aprendices: su identidad, su autonomía y su asociación, su capacidad de emprendimiento y su autoorganización. En términos muy simples: si la organización económica y política les excluye de la sociedad, es momento de empoderarlos para crear otras realidades.

Sigue leyendo.


La cocina del proyecto Cártama


El curso #ABP_INTEF se transforma: la superación del “complejo de equipo”


El curso de la vida: Lengua y Literatura en IES Cartima


Aprendizaje cooperativo en ABP


Mejora de la competencia lingüística: metodologías activas

Captura de pantalla 2016-02-08 a las 4.11.53

Véase la imagen dinámica en Genial.ly.


Aprendizaje Servicio + ABP = #EduExpandida


ABP: Cantus firmus y cantos de sirena

No soy especialista en música, pero me encantan las metáforas musicales. Creo que el ABP se asemeja a una jam-session, al jazz, en general, o a la polifonía creativa entre cantautores. A diferencia de la música dodecafónica, que tiene sus seguidores, todas esas formascontemporáneas coinciden en varios aspectos: intervienen varios intérpretes, no se limitan a reproducir una partitura, pero coinciden en seguir un ritmo y un principio de armonía. Elcantus firmus no es el preponderante, sino una línea melódica que permite armonizar el conjunto.

Me interesa destacar que el Aprendizaje Basado en Proyectos no se ahorma a un modelo cerrado en forma de reglas de uso; sino que consiste en una composición de fuerzas, ritmos y melodías, los cuales no se sitúan por sí solos ordenadamente en el pentagrama. Son personas vivas, estructuras sociales y recursos materiales que entran en conflicto unos con otros en no pocas ocasiones; de modo que se podría añadir a cualquier mapa del ABP, incluido el estupendo CANVAS de Conecta13, un par de apartados: “Intenciones”, es decir, tensiones que afloran en un análisis de problemas; y “Conflictos: formas de gestión y de resolución”.

Sigue leyendo.

Anuncios